Hay muebles que le dan sentido de ser a cada habitación. Es el caso de las camas en los dormitorios o de las sillas en el comedor. Sin embargo, a veces cansan sus diseño originales y queremos apostar por nuevas tendencias. Podemos probar con camas minimalistas.

Ahora sigue triunfando la pureza compositiva y los tonos neutros en las camas. Es sencillo y no agresivo. Podemos apostar por diseños coloridos o en blanco y negro, que le dan un toque más clásico. Todo depende de lo que nos sugiera cada momento.